MIEDO, TENGO MIEDO

20 06 2008

Miedo, tengo miedo, miedo de quererte. Miedo, tengo miedo, miedo de perderte. Sueño noche y día que sin ti me quedo. Tengo, vida mía, miedo, mucho miedo. Así cantaba la Jurado. Y más o menos eso siento. El domingo nos lo jugamos todo contra Italia. El peor equipo que nos podía tocar. Y no sólo hablo de fútbol. Llevamos nosecuantos años sin ganarles en grandes citas. El paradigma de la competitividad. En el reino de los tópicos, Italia siempre es el rey. El catenaccio, la suerte, los goles de último minuto. Todos los fantasmas que visitan en estos momentos a una siempre acomplejada España. Pero como esto es un deporte, la romántica estadística y la pseudociencia balompédica no pueden ser el patrón con el que analizar este encuentro.

Pongo en antecedentes. Ayer Alemania se cargó a Portugal. Fácilmente, añadiría. El tópico: Alemania se crece en las fases finales. Es un martillo pilón. 11 contra 11 y siempre ganan ellos. Mal juego pero victoria segura. La realidad: Alemania ganó ayer porque jugó mejor que Portugal. Lanzó los contraataques con una precisión envidiable. Superó a la línea de flotación portuguesa. Pepe y Carvalho dispersos, Bosingwa demasiado arriba y Ferreira bajo mínimos. Moutinho lesionado y Petit fuera de forma. Arriba Portugal con un Deco impecable pero solo. Cristiano Ronaldo no acostumbrado a navegar en punta, sino partir de más atrás y con mejores jugadores abriendo la defensa; y un delantero sin calidad internacional, además del inédito Simao. Los cambios algo cobardes de Scolari y contra ellos: un Lehman inesperadamente seguro. Un centro de campo infranqueable. Schwenteiger como dominador de la zona tangencial al área, Ballack en plan estelar seguro en el inicio de las jugadas y Podolski y Klose moviéndose constantemente, descentrando a una defensa que no pudo adelantarse en momentos de sofoco. Resultado: justa victoria, sin más.

España está haciendo mejor fútbol que Italia. y no sólo eso. Hoy por hoy tiene un once mejor que el del equipo transalpino. La historia no gana partidos. Los peligros de Italia son tres. Una defensa expeditiva y segura, un centro de campo incansable e incómodo y una delantera certera. Pese a Buffon, la línea de atrás está tocada. Barzagli fuera como Cannavaro. Matrix con muchas dudas –las de siempre pero sin garantías a su lado-. En el centro de campo la ausencia de Gatusso. Nulo en la técnica pero capaz de evitar tres pases de garantías en el centro del campo del equipo atacante. Así gana el Milán también. No se puede empezar la jugada y se sortea el balón. Gatusso juega a un eterno Gato y Ratón en el medio del campo. Hay cuatro o cinco jugadores que deben sacar el balón de allí y mandarlo a los volantes o a los puntas. Esa jugada dura 30 segundos o incluso más si es España. Si juega Gatusso esa jugada durarará 10 segundos. Resultado: Imprecisión y vértigo. Ambrosini, su sustituto, es otra cosa, menos fondo y menos arrojo. Pirlo no estará. Pirlo es a Italia lo que Xavi es a España, pero multiplicado por diez. Desentampona y manda. Finaliza. Mete libres directos y es el mejor amigo de Toni. Éste si juega. España puede mirarse en el partido contra Suecia. Parecido a Ibrahimovic en la forma de jugar pero con mejores jugadores el italiano en segunda línea. Puyol es cómicamente pequeño a su lado y Marchena no es fiable. La ventaja: Aquilani, el sustituto de Pirlo, no es tan buen pasador. Aunque define desde media distancia con calidad en segunda jugada desde pivote. Cuidado en los saques de esquina. Casillas atrapa menos balones de los necesarios y concede más corners. Si el balón viene enrabietado despeja a un costado. En el Madrid un corner no es un riesgo con una defensa media-alta a balón parado pero en España es otra cosa. Flaqueamos en esos envites, somos demasiado pequeños, lo de siempre. Ramos tendrá que ser vital ahí.

Ventajas de España: Dos delanteros con mucha movilidad arriba. Cayendo a las esquinas. Deslabazando a una defensa poco segura y con un rodaje escaso para hacerse las coberturas disciplinadamente. Buen tiro exterior. Contra defensas muy pobladas el tiro exterior de Senna o Alonso –si juega- puede envenenarse; tocando a contrarios y desviándose a lo Deco o aprovechandose de las faltas de visión de Buffon. Un control casi total en el centro de campo. La capacidad de llevar el juego a nuestro antojo. Abrir a bandas con soltura. Laterales goleadores, con recorridos largos para buscar siempre la ventaja númerica y la contra. Mucha pegada, una delantera fuerte y finalizadora. Un banquillo de garantías como vimos ante Grecia. Y después los milagros de Casillas, enfriar la hipotetica ventaja con Cesc, el pragmatismo de Iniesta, o el milagro arrabalero de Güiza. Quien sabe. Yo creo que por esta vez hay motivos para ilusionarse. Sobre la mesa yo creo que ganamos. En el mundo del tópico salimos goleados. En el término medio, sin temor pero tampoco confiados. No hay que tener miedo de lo que no se ve. Los fantasmas no existen. Encedemos la luz y debajo de la cama no hay nada. En todo caso, unas deseadas semifinales.

ANTONIO AGREDANO

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: