MAL DE ALTURA

23 06 2008

Al ascender a una montaña o viajar a un país de mayor altitud, muchos viajeros notan variaciones en su cuerpo. La fatiga es mayor de lo normal, se tiene necesidad de aire, en ocasiones una cierta somnolencia o crisis repentinas de euforia, mareos, dolor de cabeza; incluso una especie de borrachera. Son algunos de los síntomas del llamado “mal de altura”.

¿Maleficios? Cuando una generación de deportistas aprende a ganar desde joven no existe maleficio alguno que pueda frenarles: el ímpetu, la ambición, lo que algunos llaman, frívolamente, hambre de éxito, pesa más que una ristra de ajos colgada en la portería. Muchos criticaron a Luis Aragonés por apostar por gente como Cazorla (nervioso estaba el chaval la hora de lanzar su penalti…) en lugar de Guti o Güiza en lugar de Raúl. A los hechos les remito. Todavía no hemos ganado nada, pero estamos en el camino. Dudo que ayer, algún aficionado al fútbol no vibrase en la tanda de penaltis con la selección española, desconfiaría de su afición al deporte rey si así fuera. Próxima parada: La ópera de Viena. Los tres tenores de España frente a los tres barítonos rusos. O lo que es lo mismo Villa, Torres y Casillas Vs Arshavin, Pavlyuchenko y Akinfeev. Que a nadie le quepa duda, ellos serán los protagonistas.

No hay nada que temer. Rusia jugará al ataque y sin el líder de su defensa: El torpedero Kolodin. Nuestro búnker levantino: Senna frenará los envites del nuevo Zar ruso. Tenemos una cuenta pendiente con Hiddink, ahora muchos aficionados, en su afán agorero y tendencioso, argumentará que el holandés ya nos privó de tocar la gloria el día que Al Ghandour subió a los cielos (que es el camino más corto para llegar al infierno). Tonterías. El amigo Guus sabe que la misión es prácticamente imposible. La prensa se deshace en elogios hacia Arshavin y Pavlyuchenko, pero seamos serios, no hay color entre Rusia y España. Puede que mis palabras desprendan demasiado optimismo. Nada más lejos de la realidad. Pero me niego a mantener el manido discurso de que la selección española no es “el pupas”. Son muchos años soportando el cartel de perdedores en cuanto a la selección absoluta de fútbol. Este año todo va a ser distinto. El buen hacer de Gasol, Nadal, Alonso, Contador y compañía nos ha mostrado el camino a seguir.

Somos una potencia deportiva: en lo único que podemos competir con los demás países del mundo desarrollado. Anoche, mi amigo Torsten, me dijo que nos esperaba el domingo en la final. Antes otro buen amigo me comentó que los alemanes nos ganarían en una hipotética final: es la España del Landismo. Somos muy bajitos para competir con los alemanes. Sí, pero mucho más listos, futbolísticamente hablando ¿Miedo al éxito? Que se vayan preparando estos germanos.

NACHO MONTOTO

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: