CHAPEAU AUX BELGES

17 10 2008

Por M. S. Bellerín:

“Voy a llevar a mis hijos al estadio a ver el partido contra Armenia, para que al menos vean ganar a su país una vez en la vida”. Esta frase, dicha por mi jefe (belga), resume perfectamente el ambiente que se respiraba en Bélgica días antes del partido contra España. Un marcador final de 2-0 les permitió no solo respirar, sino además situarse en la segunda plaza del grupo 5, convirtiéndose así en rival directo de España por el primer puesto. Un trallazo de Sonck y un disparo certero de Kompany, solo ante la portería, lo certificaron. 21.000 personas lo vieron en directo en el Estadio Roi Baudoin, suponemos que la mayoría belgas.

Esto podría explicar por sí solo por qué en los medios de comunicación españoles no se han cansado de repetir en los días previos al partido que Bélgica era nuestro primer rival serio, que atención a lo que se hacía el sábado…..Bélgica, un equipo que no ha pasado de la primera ronda clasificatoria en la mayoría de los Mundiales que ha disputado, un equipo que ni siquiera jugó los Mundiales en el 2006 ni se clasificó para la reciente Eurocopa, no parece sobre el papel un rival al que haya que temer…o sí?

Kompany, Fellaini y compañía demostraron el miércoles que sí. Que una nueva generación de futbolistas belgas, heredera de aquella encarnada por Van Himst y Puis, ha llegado y que está dispuesta a dar guerra. No lo pusieron nada fácil y como prueba, el primer gol, a unos escasos 7 minutos de comenzar el partido. Kompany, el mejor sin duda de los diablos rojos, colocó el balón perfectamente en la cabeza de Sonck que solo tuvo que rematar y romper así la imbatibilidad de Casillas. Bélgica se creció entonces y cada vez era más difícil llegar al campo contrario, España ni se lo creía.

Minuto 36 y un error de Fellaini deja un balón para Fábregas que dando muestras de su buen hacer se la entrega a Iniesta para que finalmente se escuchara GOOOOLL! por parte española. El resultado del partido todos lo conocemos, con un disparo de Villa entre dos defensas belgas finiquitando el partido.

48.555 personas en el estadio, todas las entradas vendidas. Casi la mitad de españoles, Manolo el del Bombo incluido, por supuesto. El estadio se vino abajo con ese segundo gol y con el pitido del final, un aplauso general invadió la grada en una especie de fiesta colectiva al saber la hinchada española que había llegado su momento.

Ahora bien, ver a Villa corriendo desaforado, la sonrisa desencajada, celebrando el gol, abrazado por Fábregas, eso…eso no tiene precio….


Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: